miércoles, julio 13, 2005

Impresiones desde el Japón Feudal :Inu-Yasha

Una de las figuras mas conocidas del manga y del comic actual es sin duda la incombustible Rumiko Takahasi (1957 , Niigata, Japón), cuyas obras han sido generalmente alabadas por el público, aunque no siempre ha sido así por parte de la crítica.

A pesar de todo, pocos autores pueden presumir de un curriculum como el de esta mujer, con títulos como Ranma, Maison Ikkoku o Lamu sobre sus espaldas.

Su última obra, que todavía sigue publicándose en Japón, es Inu Yasha. Una historia llena de magia y demonios, ambientada en el Japón feudal. Cerca de cuarenta tomos, una larga serie de animación y varias películas avalan su éxito.

Rumiko nos centa en esta ocasión la historia de Kagome, una chica de 15 años del Japón actual, que debido a un accidente cae por un pozo magico que la lleva al Japón feudal. Allí, despierta a Inu-Yasha, un ser mitad humano mitad demonio que persigue una joya de la que Kagome es la actual poseedora. Desgraciadamente, esa joya se romperá y ambos personajes emprenderán un viaje para recuperar sus pedazos.

La verdad es que el manga sigue el esquema presentado en Ranma: Chico y chica de personalidades opuestas, pero destinados el uno con el otro, y, además, rodeados de los mas curiosos personajes secundarios. No obstante, la realidad es que la serie no alcanza, ni de lejos , la calidad de Ranma.

El problema de la serie, en mi opinión, estriba en el enfoque general de la serie a la acción. En Ranma la acción estaba presente pero generalmente nos servía como guía para el desarrollo de la historia, generalmente algo totalmente distinto y tremendamente divertido (quién no recuerda el combate con Bo que tienen Genma y Ranma en el tejado, y por el cual Ranma cae al agua se pega un golpe y cree que es una mujer :P ).

En Inu-Yasha el combate es la finalidad de las historia y eso, a la larga, hace que la calidad general de la serie se resienta. El hecho de que haya un "malo maloso" canta bastante. Además es un demonio, es decir que es malo porque sí, y su objetivo es conseguir la joya para ser el mas malote del universo.

Eso sí, si bien la serie es en general mas floja que otras de sus obras, eso no quiere decir que sea mala. Mantiene esos detalles de humor de Takahasi y ese aderezo de los personajes secundarios que siguen siendo lo mejorcito de esta autora, aunque esta vez sean mas sencillos y menos completos que Happosai, Genma o Ryoga.

En fin, que es una serie media, sencilla y de lectura rápida, que aunque contiene momentos divertidos, no es más que otra vuelta de tuerca a una fórmula de la que Takahasi es una maestra, sólo que en esta ocasión no ha funcionado tan bien como hubieramos deseado.

Por ultimo comentar que esta serie posee adaptación al anime en castellano y que algunas cadenas locales la están emitiendo. Además, Glenat (quién si no) la esta editando en castellano con su calidad habitual.

Más información: http://www.inuyashaworld.com/