viernes, septiembre 30, 2005

Reseñas: Cuarto Mundo nº1 y Kane nº4

Hoy vamos a hacer una pequeña variación en el formato de las reseñas. Los habituales ya sabéis que suelo poner una de ellas un poco más larga y dos muy breves. Esta semana sólo reseñaré dos tebeos, pero ambos con cierta extensión. El motivo es que me han parecido tan buenos que no sabía cuál de ellos elegir para profundizar un poco más.Vamos con ellos:

Cuarto Mundo nº1(Jack Kirby)Planeta.Al hablar de Jack Kirby creo que es normal sentirse intimidado. No sólo estamos hablando de una de las grandes leyendas del comic de todos los tiempos (y no sólo del comic americano) sino que es además una de las mentes más fértiles del medio, tanto en cantidad como en calidad.

El cuarto mundo es todo un adelantado a su tiempo. Es algo insólito en los 70 crear un mosaico como el que desarrolló el Rey con esta obra. Crear cuatro series y en tan pocos números crear todo un universo es, sin duda, prodigioso. Pero el hecho de que estas cuatro series se complementen y conformen una historia mayor sin usar el recurso del crossover donde los capítulos continúan de unas en otras series es aún más meritorio.

En este primer tomo que nos ofrece Planeta tenemos la oportunidad de leer los 7 primeros números de los Nuevos Dioses. La mitología aquí desplegada bebe directamente de los mitos judeocristianos del cielo y el infierno. Nueva Génesis es un mundo paradisíaco constantemente bañado por el sol y vive una eterna era de las luces y de armonía. Apokolips,por el contrario, es un mundo donde la única luz que no ha sido negada es la proveniente del fuego del subsuelo.

Es muy curioso que el campeón enviado por Nueva Génesis para salvar la tierra sea el beligerante Orion.Es muy curioso por la posición en la que queda éste si aplicamos los mitos judeocristianos.Spoiler Pese a ser hijo adoptivo de Nueva Génesis, Orion es nativo de Apokolips, hijo del mismísimo Darkseid.Es por tanto una idea cuanto menos original, que el encargado de salvar la tierra sea un enviado del cielo procedente del infierno. Fin del Spoiler

Quizá esta última reflexión sea rizar el rizo, pero serviría en gran medida para apoyar todo lo que dice Kirby sobre el libre albedrío al que tanta importancia da en esta obra. Sea como sea sólo a Jack Kirby se le podía ocurrir.

Las tintas de los primeros números nos son conocidas, pues Vince Colleta ya le había entintado, por ejemplo, en Thor. Mike Royer podría ser casi considerado el entintador oficial de Kirby en los 70 y, salvo Joe Sinnot, dudo que nadie haya llevado tan alto los lápices del Rey.

Lo mejor: EL DIBUJO. Es tan impresionante que ni siquiera me he atrevido a hablar de él

Lo peor:
Esos dos centímetros extra de papel por lo que Planeta nos está cobrando.Para más información, pulsad aquí.

Puntuación:Guión 8/Dibujo 10

Kane nº4 (Paul Grist) Dolmen Sigo sin explicarme por qué esta serie se canceló a la mitad de su primera edición. Es cierto que con el formato que nos ofrece Dolmen actualmente disfrutamos de más páginas y, por tanto de una visión más global de la historia. Pero sigo sin explicarme por qué este tipo de series, sea cual sea su formato no son superventas. Por calidad lo merece.

No quiero repetirme sobre lo excepcional de la narrativa de Grist, dado que ya lo hice hace unos meses. Basta saber que la planificación los tamaños de las viñetas, los formatos, la dirección de lectura, la composición, los marcos de las viñetas y todo lo que pille son en manos de Grist instrumental de cirujano. No esperéis por ello uno de esos comics "gafapásticos" donde la historia inexistente no es más que una excusa para el lucimiento narrativo. Grist es incluso capaz de hacernos olvidar momentáneamente algunos de sus experimentos hasta una segunda lectura. Lo consigue porque hay veces que la historia está tan bien hilada y tan pensada para no aburrir, que en ocasiones llega a hacerse protagonista sobre esa narrativa que sigue siendo la mayor virtud de Paul Grist.

Cabe destacar uno de los capítulos, La gran noche de Frankie, donde Grist expone abiertamente de dónde ha sacado a Frankie. Es inevitable para los fans de Frank Miller contener la sonrisa ante este alarde de socarronería cómplice con la que nos sorprende Paul Grist hacia la figura del creador de Sin City.

La única pega es que los cuatro tomos que Dolmen nos ha ofrecido hasta ahora, van adelgazando progresivamente y cada vez saben a menos. No puedo culparles de todos modos ya que se debe a la escasez de material original. Pero sigue siendo una pena

Lo mejor: Todo aquello en lo que Paul Grist pone su mano, es decir, TODO.

Lo peor: Que se acaba en el próximo tomo

Puntuación: Guión 9/Dibujo 9