martes, noviembre 22, 2005

Los archivos perdidos de Orion: El Escuadrón Suicida

La historia del Escuadrón Suicida se remonta a The Brave and the Bold nº2 de 1959 donde hizo aparición la primera versión del Escuadrón, un cuarteto de aventureros formado por Rick Flagg y su novia Karin Grace, el Dr. Hugh Evans y Jess Bright (este tipo de cuarteto no recuerda a otros grupos? ) que no tuvieron demasiada suerte y que acabaron disueltos cual azucarillos.

El Escuadrón Suicida que conocemos todos apareció en la miniserie Legends de 1986 como una Unidad de Operaciones Especiales del Gobierno USA (esas apariciones de nuestro querido Reagan son impagables) en la mejor línea de Doce del Patíbulo y Misión Imposible, estaba formado en parte, por supervillanos que conmutaban su pena en función de su rendimiento en el grupo, también había personal de mejor reputación o héroes de 2a con ganas de volver a sentirse útiles.

La entrañable Editorial Zinco publico el material inicial del Escuadrón Suicida, quedando inédita buena parte de la serie.

Con este planteamiento y con que en cada misión normalmente acaba con la muerte de uno o varios miembros del Escuadrón no dejaba cierta alineación fija y siempre dejaba con la incertidumbre de quien podría caer con lo que el cariño a los personajes no dejaba de ser algo pasajero e incrementaba el atractivo en una serie que se salía tradicionalmente de lo común al aceptar las muertes como algo normal de la serie.

Sin embargo dentro del Escuadrón hubo un pequeño núcleo que perduro a lo largo de los 66 números que duro la serie regular y un par de especiales (Mayo de 1987-Junio de 1992), la carismática Amanda Waller como jefa del equipo, el artista marcial Tigre de Bronce, Rick Flagg jr, el oscuro Deadshot y el entrañable Capitán Boomerang.

La lista del personal que paso (y murió) por el Escuadrón fue bastante amplia, Vixen, la Encantadora, Orquídea Negra, Nightshade, Shade, Némesis, el Dr. Luz y el Conde Vértigo, Duquesa, Mayor Victoria, Atom, Hiedra Venenosa, el Capitán Frío o Punch y Jewelee entre otros le dieron un trasfondo de personajes y personalidades muy amplio donde la interacción y desarrollo de personajes se convertía en un punto capital. Tampoco habría que olvidar al grupo de secundarios que intentaba dar cierta cordura a tan inestable grupo, el piloto Briscoe, el Sacerdote Craemer o el Psiquiatra Dr. Lagrieve y posteriormente Oráculo como apoyo técnico.

Los encargados de convertir este planteamiento en una serie de culto fueron John Ostrander, Luke McDonnell y Karl Kessel que partiendo de unas bases tan definidas cimentaron una de las series mas interesantes y consolidadas, que sólo su propio autodesgaste le llevo a su cancelación en 1992.

Los citados autores, definidos como obreros del medio le dieron una consistencia que en la mayoría de las series no podían ir más allá de ir reemplazando equipos creativos en periodos muy cortos. El escritor John Ostrander con una buena reputación a sus espaldas durante los años 80 (Grimjack, Spectre) se mantuvo en la serie desde el mítico nº1 con portada de Howard Chaykin hasta el 66 con ayudas puntuales de su mujer Kim Yale, logrando durante su estancia dotar de una profundidad y complejidad en las relaciones entre personajes y en situaciones donde tenia que actuar el grupo (política, mucha política) que ya hubieran querido otras series con mas autobombo, capaz de acentuar grandes niveles de dramatismo o comedia en espacios muy cortos.

Apoyado en el buen hacer de Ostrander/Yale se apoyo el dibujante Luke McDonnell, correcto y limitado pero que con las tintas de Karl Kessel logró hacer suya la serie durante los 2 primeros años antes de dejarla en manos de Grant Miehm brevemente, que pasaría a manos de John Snyder durante el 3er año de la serie y finalmente por Geoff Isherwood hasta la cancelación del Escuadrón. Como se puede ver, personal no excesivamente popular pero siempre cumplidores y regulares algo que necesitaba una serie como el Escuadrón donde los protagonistas debían ser ellos y no el hot artist del momento, y vaya si lo consiguieron.

Tras su estreno en la serie limitada de Legion donde se codeaban con los grandes de DC para atraer la atención del público, la serie regular presentaba personajes y situaciones de nuevo cuño.

Durante el primer año de la serie, se presentó al grupo antagónico del Escuadrón, Jihad, formado por metahumanos de Oriente Medio financiados por un emirato árabe imaginario, Qurac con su presidente Marlo a la cabeza. Hicieron aparición también las Furias de Apokopolis o el Mayor Zastrow como preludia, también, a la aparición de las Sombras Rojas, el equivalente soviético al Escuadrón.

El primer año consolidaba la serie y contó con un número épico con un duro enfrentamiento verbal entre Batman y Amanda Waller, donde el que le leyó la cartilla fue la propia Amanda al señor de la noche.

Durante el segundo año pasaron la JLA (cómica), volvió la Jihad totalmente reequipada buscando venganza, operaciones en Thanagar o al Capitán Boomerang disfrazado como el Maestro de Espejos en uno de los momentos más delirantes de la serie, también junto a la aparición de nuestro cowboy favorito, Ronald Reagan.

A partir del 3er año comprende material inédito en España donde la presencia (y consolidación) de Kobra en la serie refuerza aun mas ciertas realidades trágicas, más Qurac, las Sombras Rojas y Zastrow, La Liga de los Asesinos, George Bush!,el Clan Daichii Doku o Hayoth, el equivalente israelí del Escuadrón que dio bastante juego en la etapa final de la serie (coincidiendo en el tiempo con la Guerra del Golfo de 1991 y los conflictos regionales de Oriente Medio, o la desmembración de la URSS ).

Y con el nuevo orden mundial llego el final del Escuadrón Suicida en 1992, sin hacer mucho ruido paso a acumular polvo en los archivos Infinitos DC mientras esperaban retomar la ola que les devolviera a primera línea.

Y no fue hasta que Lex Luthor fue Presidente de los USA y la aparición de Imperiex que no se forzó la nueva alineación, totalmente nueva (y olvidable) en una misión en la Luna para liberar a Doomsday por parte de Mongul, Manchester Black, Plasmus, Chemo o Steel.

Este primer cameo tras los años en el olvido, sirvió para que en el 2001 se le diera una nueva oportunidad al Escuadrón Suicida, totalmente nuevo y dirigido por el Sargento Rock y con Big Sir, Cluemaster, Clock King y Mayor Desastre entre otros que no hicieron olvidar al carismático grupo de Ostrander.

La aventura dirigida por un Keith Giffen en bajísima forma y un correcto Paco Medina que no pudo paliar al aburrido Giffen duro 12 números (2002) pasando con más pena que gloria y perdiendo una nueva oportunidad de intentar hacerse un hueco dentro del panorama DC.

Cuando escribo estas líneas se está, una vez mas con el entusiasmo de Dan Didio, barajando la posibilidad de traer al Escuadrón Suicida en los próximos acontecimientos en el Universo DC, sólo esperemos que acierten con el equipo creativo, la propuesta ya está bastante bien definida como para cagarlo innecesariamente, así que solo nos queda esperar y cruzar dedos.

Nadie ha pensado en Garth Ennis?