viernes, diciembre 23, 2005

Los Archivos perdidos de Orion: Transformers (segunda parte)

El tercer año, empieza con gran fuerza, la traición de Shockwave sobre un paranoico Megatron es definitiva, convirtiéndolo en un recuerdo y asumiendo el mando definitivamente. El funeral de Optimus Prime es uno de los momentos más emocionantes hasta entonces. La elección de Grimlock como sucesor de Optimus tras singular combate contra una primigenia maquina de guerra Decepticon dará un cambio de postura hacia movimientos mas 'fascistoides' por parte Autobot(nº27), Blaster y Goldbug, los más reticentes verán la naturaleza más hostil de un Grimlock cegado por el poder e incapaz de seguir una estrategia a largo plazo.

Y a Shockwave le surge un inesperado reemplazo desde Cybertron, Ratbat llegara con ganas de poner orden en el gallinero Decepticon (nº30-31) mientras Buster Witwicky vuelve a escena.

El cuarto año nos deja nuevas sensaciones, la locura de Grimlock le lleva a condenar a muerte a un grupo de niños por interrumpir la salida del Arca al espacio y volver a Cybertron (dejando la tierra en manos Decepticons) derivando en un conato de rebelión dentro del Arca ante posturas tan demenciales.

La llegada de una generación de Autobots y Decepticons con Fortress Maximus y Scorponok a la cabeza de respectivos grupos desde Nebulos (Serie Limitada Headmasters) que comparten componentes humanoides, amplia aun más el abanico y da un salto adelante al combinarse con seres humanos en una particular simbiosis que incrementan sus capacidades, siguiéndoles los Pretenders (caparazones humanoides) en siguientes números

Mientras se va asentando dicha generación, el retorno de Optimus es inevitable, como era de esperar con mas fuerza que nunca (nº40-42) apoyándose en Nebulos de sus componentes humanos, surgen los Powermaster (suministradores de energía) para poder dotarse de cierta autonomía energética.

Con la reaparición de Optimus Prime y tras una feroz batalla en la Luna entre Decepticons y Autobots, en mitad de un duelo entre Grimlock y Blaster, se vislumbra por fin el mando Autobot, Fortress Maximus asumiría el mando temporal ante la inminente llegada del nuevo Optimus Prime, mientras que Scorponok hará lo mismo con el reemplazable Ratbat, o acaso dudaban que alguna vez la silla de mando de los Decepticons se enfriaría?.

Tras unos numeros de relleno nos trasladamos a uno de los momentos mas controvertidos de la serie, La Saga de la Base Submarina (nº47-50) representó la primera saga de los Transformers y el acercamiento a tonos más propios de los héroes Marvel. En ella se descubre el retorno de los Decepticons en su 'Nave-Isla' a la Tierra buscando lo que podría ser las señales para localizar una fuente energética y de conocimiento sin precedentes que podría desequilibrar la balanza entre ambos bandos. Tras la consiguiente búsqueda, encuentro y localización en una carrera contra el tiempo, se desvela Starscream (Decepticon de los primeros números) con un golpe de mano para hacerse con ella, obligando a ambos bandos a combatir juntos a la amenaza, lo que no olvidaran fácilmente produciéndose la mayor cantidad de bajas por pagina nunca vista en la serie, sirviéndole al guionista para hacer una nueva limpieza y dotarse grupos mas pequeños, manejables y que no caigan tan fácilmente en el olvido (en definitiva, los Transformers de los 2 primeros años en un porcentaje elevadísimo caían en combate definitivamente), también incluyendo a Ratbat (vamos, que Scorponok asumía el mando).

A partir del nº51 y hasta el 55, Bob Budiansky nos dejo capítulos menores, números de relleno, mostrando que, quizá ya no sabia por donde tirar y así tras unas aventuras de Fortress Maximus, una expedición de Pretenders Autobots a un planeta de Amazonas (ver para creer) y la presentación de los Micromasters (Transformers de menor tamaño para ahorrar consumo), toma el relevo de la serie Simon Furman (nº56).

¿Qué podemos decir de esta etapa?, Si mientras Budiansky, con sus defectos y sus limitaciones fue capaz de dar momentos brillantes, Simon Furman lapidó completamente la serie desde el primer dialogo.

Traslada parte de la trama a Cybertron, con la reaparición de un paciente Megatron tomando por prisionero Ratchet (milagro, aun quedaba alguno de los primeros números!) se propone recuperar a Starscream fallando en sus planes y desapareciendo en una explosión provocada por el Autobot.

No obstante reactiva (nº60) a Bumblebee, Jazz y el temperamental Grimlock, Transformers que aun conservaban su carisma. Es decir, intenta volver a los orígenes y lo consigue. Profundiza mas en la situación de Cybertron y con el padre de todos los Transformers, buscando dar un sentido más allá (místico) de la confrontación civil entre bandos.

Con el nº62 se da inicio a la segunda saga, 'Tras la Matriz' (Matrix Quest, nº62 a 66) que afectara a diferentes equipos Autobots (Pretenders) en su búsqueda por ciertos sectores de la galaxia en busca de la Matriz de la Creación, un elemento capaz de dotar de vida a cualquier forma mecánica (en este caso los Transformers), mientras el equipo de Grimlock sigue su búsqueda por las ruinas subterráneas de Cybertron.

Finalmente se desvela que los Transformers son una creación para parar a Unicron, el planeta devorador (si amigos míos, no podía faltar nuestros Galactus transformable) que esta de camino a Cybertron y amenaza con consumir todo el universo. El equipo Grimlock logra a través de la Matriz recuperar progresivamente a todos los camaradas Autobots caídos durante la saga submarina a bordo del Arca (y también reaparece Shockwave en una playa perdida). A partir del nº67 nos encontramos mas de una aventura, el fantasma de los errores cometidos en el pasado toma forma de un monstruoso híbrido Megatron/Ratchet, fundidos tras la explosión atormenta a Optimus Prime. Grimlock intenta buscar una 'fuente de la juventud' más duradera para sus camaradas, un revival de 'días de futuro pasado', y con el horizonte futuro donde el encuentro con Unicron es inevitable, Optimus plantea a Scorponok un pacto (no, no es Zp) para afrontar el combate final.

Ya desde el numero 61 se empezó a encargar Geoff Senior de los lápices rotándose en un par de números con Delbo, y posteriormente con Andy Wildman (69) hasta el cierre definitivo de la serie, y que valga como inciso no estuvo nada mal, acoplándose bastante bien y renovando el aspecto grafico tras la marcha de Delbo.

El nº75 culmina la madre de todas las batallas, otra vez unidos, Decepticon y sacrifican parte de sus tropas para acabar con AutobotsUnicron de una vez por todas, cayendo otro popurrí de Transformers (incluyendo a Scorponok, así que deja otra vez la silla lista para Megatron. ,el circulo se cierra) en un combate a hostia limpia, en fin si ya se sabe que mucho más no podían ofrecer...

Una vez finalizado la batalla contra Unicron, y hasta el cierre en el nº80, Simon Furman/Andy Wildman se dedicaron a cerrar todas las tramas abiertas para lograr darle ese final que, en el fondo tanto necesitaba la serie. Estábamos en Julio de 1991. Todo el fenómeno Transformers paso a mejor vida y el comic no iba a ser menos. Lamiendo las heridas de la batalla, volviendo Optimus Prime a su forma original, Grimlock y el resto de Dinobots a un protagonismo que nunca debieron perder y volviendo a ver a aquellos Transformers originales cerraban la etapa con un final mas que abierto en la superficie de Cybertron pero también huelga decir, también precipitado y demasiado artificial con una conclusión un tanto blanda (eso de que todos vivan juntos y en paz, me chirrió y chirría actualmente bastante).