viernes, diciembre 02, 2005

Osamu Tezuka, el Dios del Manga

La Historia de los comics lleva ya más de un siglo de vida y ha visto pasar modas, autores y géneros pero, como en tantas otras cosas tan solo los mejores perduran. Y uno de los mejores ha sido sin duda Osamu Tezuka.

Tezuka nació en Osaka, Japón en 1928 y aunque curso estudios de Física, entregó toda su vida a su afición favorita, el Manga. Gran aficionado también a la animación incluyó en sus diseños y sus comics un rasgo que el encantaba, los ojos exageradamente grandes, como ya se veía en otros personajes de la época como Betty Boop o Mickey Mouse, no hace falta decir que su influencia se nota hoy en día en todos y cada uno de los mangas publicados por autores japoneses, llegando a convertirse en un rasgo distintivo de los Manga.

Su primer éxito lo consiguió a la tierna edad de 20 años, Shin Takarajima ("La nueva Isla del Tesoro") aunque no fue hasta mas tarde , hasta las décadas de los 50-60 cuando llegaron sus series mas famosas como Astro boy, La princesa Caballero o Kimba, el león blanco (las malas lenguas dicen que la Disney hizo un copy&paste de esta serie y la llamo el Rey León...)

No contento con revolucionar el sentido del comic en Japón, fundó su propio estudio de animación, llamado Mushi Productions, donde creó la primera serie de dibujos de Japón: Astro boy (que por cierto, como el propio autor reconoció en más de una ocasión esta basado en Pinocho...), pero aunque cosechó bastantes éxitos, terminó quebrando.

Trabajó hasta 1983, que fue cuando editó Adolf, justo después de terminar Black Jack, serie que estuvo dibujando y escribiendo durante 10 años. Moriría 6 años después en 1989 a la edad de 61 años. Nos quedan Astroboy, Fénix, Buda, Ayako, Adolf y muchísimas más para recordarlo.

Ni que decir tiene que Tezuka ha sido , junto con Will Eisner, uno de los autores que han definido las bases del comic (especialmente el manga) tal y como lo conocemos actualmente, y en Japón son bastante conscientes de ello, pues su casa allí en Osaka es lo mas parecido a un templo de peregrinación al que van todos aquellos autores que quieren ser algo en el mundillo del manga (no me imagino a ningún ingles tomando clases de magia con Alan Moore para convertirse en un buen guionista, pero Japón es tan especial...).

Lo que personalmente mas me gusta de este hombre, es que en casi todas sus obras tienen un mensaje optimista, y son muy sencillas y gratas de leer, además hemos tenido la inmensa suerte de que si no todas, casi todas sus obras han llegado a editarse o emitirse en castellano, y hemos podido disfrutar de ellas.

Podéis encontrar una completa línea de tiempo (en inglés) sobre el autor Aquí.

Un saludo!